Masa madre: un mundo de sabor y beneficios para tu salud

28 de abril de 2024 0 Por maestroangus

La masa madre, ese fermento a base de harina y agua, ha conquistado los paladares y las cocinas de todo el mundo en los últimos años. Pero más allá de su delicioso sabor, el pan elaborado con este ingrediente ofrece una serie de beneficios para nuestra salud que la convierten en una opción ideal para una alimentación más consciente.

¿Qué es la masa madre?

A diferencia de la levadura comercial, esta es un cultivo vivo de bacterias y levaduras que se alimentan de la harina y el agua. Este proceso de fermentación natural aporta al pan unas características únicas:

  • Sabor y aroma complejos: desarrolla un sabor y aroma distintivos, ligeramente ácido y afrutado, que enriquecen la experiencia gustativa.
  • Textura crujiente y esponjosa: El pan de masa madre tiene una corteza crujiente y un interior ligero y esponjoso, resultado de la acción de las levaduras y bacterias durante la fermentación.
  • Mayor digestibilidad: Los estudios sugieren que es más fácil de digerir que el pan elaborado con levadura comercia, ya que las bacterias de la masa madre predigieren algunos de los almidones de la harina, lo que facilita su asimilación por el organismo.
  • Mayor índice glucémico: tiene un índice glucémico más bajo que el pan blanco, lo que significa que libera azúcar en la sangre de forma más lenta y sostenida, evitando picos de insulina.
  • Mayor contenido de nutrientes: La fermentación natural aumenta la biodisponibilidad de algunos minerales como el calcio, el hierro y el zinc.
  • Fortalece el sistema inmunológico: Las bacterias beneficiosas de la masa madre pueden contribuir al buen funcionamiento del sistema digestivo y fortalecer las defensas del organismo.

¿Cómo hacer masa madre en casa?

Elaborar masa madre en casa es un proceso sencillo y gratificante que te permitirá disfrutar de pan fresco y saludable con un sabor inigualable. Solo necesitas:

  • Harina integral de trigo: La harina integral aporta más nutrientes y sabor.
  • Agua: Utiliza agua filtrada o mineral a temperatura ambiente.
  • Un recipiente de vidrio: Un tarro o bol de vidrio con tapa hermética es ideal para conservarla.

Preparación:

  1. Día 1: Mezcla 100 g de harina integral con 100 g de agua en el recipiente de vidrio. Remueve bien hasta obtener una masa homogénea. Tapa el recipiente y déjalo reposar a temperatura ambiente (entre 20 y 25ºC).
  2. Día 2: Observa la masa madre y en el caso de que esté burbujeante y aumente su volumen, está lista para alimentarse. Añade 100 g de harina integral y 100 g de agua, mezcla bien y vuelve a tapar el recipiente. Déjala reposar a temperatura ambiente.
  3. Días 3-7: Repite el proceso de alimentación cada 12-24 horas, dependiendo de la temperatura ambiente. La masa madre estará lista cuando duplique su volumen en 4-6 horas después de cada alimentación.
  4. Mantenimiento: Una vez activa, puede conservarse en la nevera alimentándola una vez a la semana, antes de usarla sácala de la nevera unas horas antes y aliméntala para que se active.

Con un poco de constancia, tendrás tu propia masa madre lista para crear panes deliciosos y nutritivos que sorprenderán a todos. Atrévete a descubrir el mundo de la masa madre y disfruta de todos sus beneficios.